Posteado por: jovenesamigosdecristo | 26 julio 2009

XVII Domingo del Tiempo Ordinario 26 de julio de 2009

MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos a la Eucaristía. La Palabra que nos llega de las lecturas de hoy nos parece irreal. Con los pies en el suelo vemos que escapa de toda lógica. Y es que la lógica de Dios es distinta a la nuestra. Nos pide que ofrezcamos a los demás hasta lo que no tenemos, que pongamos a disposición de los otros lo que ni siquiera es suficiente para nosotros. Nos manda empezar a distribuir con una cesta vacía. Quiere que probemos el sabor del pan compartido, de las cosas regaladas. En realidad las lecturas de hoy no nos dan la receta para no morir de hambre, pero nos enseña a hacer ejercicios de fe. Porque es verdad que sólo Dios puede hacer milagros, pero a cada uno de nosotros nos corresponde abrir las manos, mostrar los panes y ponerlos a su disposición.

MONICIÓN SOBRE LAS LECTURAS

1.- Nuestra primera lectura procede del Libro Segundo de los Reyes. Y presenta una escena parecida a la que, luego, nos presentará el evangelio. El pueblo por intervención divina “comerá y hasta sobrará”.

S.- El salmo 144 es como un anticipo de los tiempos cristianos. Habla del Reino de Dios y de su futura realización. Y eso no era frecuente en los tiempos de David. Además añade que la justicia de Dios va acompañada de su misericordia, concepto también del Nuevo Testamento.

2.- Nos da San Pablo, en el fragmento que se lee hoy de la Carta a los Efesios, un breve y profundo plan para nuestra vida de cristianos. Y así ejercitar nuestra vocación en la humildad, en la unidad, en el amor

3.- Digamos antes de nada que en este domingo se interrumpe la lectura del Evangelio según San Marcos para proclamar completo el capítulo sexto de San Juan a lo largo de los siguientes domingos. Y afirmar, ahora, que hay una similitud aplastante entre la primera lectura y el evangelio. Las dos presentan un hecho que desborda a lo que vivimos hoy. En un mundo lleno de ordenadores capaces de hacer los cálculos más imprevisibles, no se puede encajar una programación tan absurda: “dar de comer a la gran multitud con un cesto casi vacío hace cuando alguien se le acerca para decirle: Señor aquí hay uno que tiene un poco de fe.

Lectura de Postcomunión


MONICIÓN

Esta oración era muy usada por San Ignacio de Loyola, cuya festividad celebramos mañana. Es muy interesante escucharla en estos momentos en los que nuestro espíritu –en quietud– espera tanto del Señor.

ALMA DE CRISTO

Alma de Cristo, santifícame.

Cuerpo de Cristo, sálvame.

Sangre de Cristo, embriágame.

Agua del costado de Cristo, lávame.

Pasión de Cristo, confórtame.

¡Oh, buen Jesús!, óyeme.

Dentro de tus llagas, escóndeme.

No permitas que me aparte de Ti.

Del maligno enemigo, defiéndeme.

En la hora de mi muerte, llámame.

Y mándame ir a Ti.

Para que con tus santos te alabe.

Por los siglos de los siglos.

Amén


Exhortación de Despedida

El pan multiplicado es un símbolo muy cercano al Pan del Cielo. Entonces sirvió para alimentar a gente exhausta del cuerpo. Ahora con la Eucaristía hemos alimentado cuerpo y alma. Es una buena reflexión para cuando salgamos del templo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: