Posteado por: jovenesamigosdecristo | 10 julio 2009

Domingo XV del Tiempo Ordinario 12 de julio de 2009

MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos a la Eucaristía. Tal vez, muchos estéis de vacaciones. Os deseamos un feliz descanso, en el que no debe faltar, como es lógico, la compañía de Dios. No podemos olvidarlo porque estemos de vacaciones. Y digamos también que el plan de Dios sobre la humanidad no se basa en la destrucción, sino en la elevación del hombre haciéndolo continuador de la evolución de la historia para llevarlo a su plenitud. Esto se traduce en una experiencia de vida y en un envío a comunicarlo a otros. La invitación la hace Cristo, porque Él sabe que enriqueciendo a los demás nos enriquecemos nosotros, y siendo presencia suya en el mundo podremos ayudar a muchos a bendecir a Dios. Pidamos en esta Eucaristía al Señor que nos dé su gracia, para que todo esto se haga realidad en cada uno de nosotros.

MONICIÓN SOBRE LAS LECTURAS

1.- La primera lectura nos habla del profeta Amós. Un profeta, es un hombre que tiene una vocación irresistible, ha sido capaz de decir sí a Dios, aunque sabía lo que le esperaba. Un profeta, habla el lenguaje de la libertad porque no depende de nadie; las órdenes las recibe de Dios. Quiere quitarse de encima lo que le desagrada hacer, pero aunque quiere no puede resistirse a lo que Dios le pide y, pase lo que pase, irá a profetizar al pueblo.

S.- Este salmo 84 formaba parte de los que eran considerados como oraciones personales, íntimas. Y eran un tanto diferentes de los que se utilizaban para la oración en común, para la liturgia. El salmista expresa su ternura y confianza en Dios. Hagamos, hoy, nosotros lo mismo.

2.- La segunda lectura –de la Carta de Pablo a los Efesios–es una alabanza salida de un corazón que ha experimentado a Dios. Parece como si el hombre fiel a la palabra de Dios –profeta en definitiva– hubiera explotado en un canto al Señor por el que vive.

3.- El evangelio de hoy nos habla del envío. Del encargo para cumplir una misión. No podemos guardarnos el mensaje y quedarnos parados. Tenemos que ser signo de la presencia de Dios en el mundo. Él nos dará su gracia para que esto se haga realidad en cada uno de nosotros. Y eso es lo que con palabras maravillosas nos dice San Marcos en su relato que vamos a escuchar.

Lectura de Postcomunión

MONICIÓN

El proximo jueves, día 16, es la fiesta de Nuestra Señora del Carmen. Por eso nosotros hemos querido terminar nuestra celebración dominical con esa plegaria de súplica a María en su advocación del Santo Carmelo

ORACIÓN A LA VIRGEN DEL CARMEN

SÚPLICA PARA TIEMPOS DIFÍCILES

Tengo mil dificultades:

ayúdame.

De los enemigos del alma:

sálvame.

En mis desaciertos:

ilumíname.

En mis dudas y penas:

confórtame.

En mis enfermedades:

fortaléceme.

Cuando me desprecien:

anímame.

En las tentaciones:

defiéndeme.

En horas difíciles:

consuélame.

Con tu corazón maternal:

ámame.

Con tu inmenso poder:

protégeme.

Y en tus brazos al expirar:

recíbeme.

Virgen del Carmen, ruega por nosotros.

Amén.”


Exhortación de despedida

Jesús nos envía a todos a predicar el Evangelio. Tal como nos ha referido el texto de San Marcos de hoy, a nosotros también nos dice que llevemos su palabra hasta los confines del mundo. Tengámoslo en cuenta.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: